miércoles, 11 de enero de 2017

Los poderes medicinales de la caña fistula..


La Caña Fístula o Lluvia de oro.

La Caña fistula es una planta muy antigua, que fue clasificada por Linneo en el año de 1753, con el nombre científico de Cassia Fístula, que se deriva de dos palabras, una griega, κασια” que se pronuncia: kassia y traduce: Bálsamo; y otra latina: fistula, que traduce: Tubular.


Linneo le colocó este nombre, porque la caña fistula es una de las mejores especias que se consumen en la India y por esa razón la llamó: 

Bálsamo Tubular, porque sus frutos son unos tubos largos, en donde viene el aroma que produce la planta.


La Cassia Fístula es un árbol propio de Egipto, los países del oriente medio y todos los de la zona cálida del Asia; también es bueno recordar que es el árbol nacional en Tailandia.

Toda la zona del caribe Hondureño, está copada de árboles de Caña Fístula, que es utilizada como ornamental por sus preciosos racimos de flores rosadas, que decoran las avenidas, a lo largo y ancho del país.


Antes de seguir con este interesante tema, quiero aclarar, que mi propósito, cuando empecé a escribir el rincón de las frutas, era, tratar en forma muy especializada, para los moradores de Sopetrán, la manera de cultivar los árboles frutales que tenemos en nuestra flora, para que todos supieran manejarlos, cultivarlos y beneficiarse de sus frutos; es bueno advertir, que la Cassia Fístula, ya no está de moda entre los sopetraneros y que los árboles que quedan de esta fruta tan especial, son muy pocos.

También es bueno decir que la mayoría de países que los cultivan, lo hacen en forma ornamental, por la belleza de sus flores, como lo pueden ver en la fotografía anterior.

En Cuba, todavía la utilizan como refresco y saben que es un laxante muy suave y benéfico.


Tres especies de caña fístulas.

Ahora procedamos a clasificarla, para que los alumnos de los distintos planteles educativos, la puedan manejar mejor:

Reino: Vegetal.
Clase. Magnoliáceas.
Orden: Fabales.
Familia: Fabáceas.
Género: Cassia.
Especie: Fístula.


Es un árbol que puede medir de diez a veinte metros de altura y puede tener un tronco hasta de medio metro de diámetro.

Sus hojas son alternadas, grandes, caducas, es decir que se caen con alguna frecuencia y tienen pecíolo, (es decir una pequeña parte de la hoja, que une el limbo con el tallo).

Las flores son aromáticas y cuelgan de un pedúnculo alargado y se agrupan en racimos que miden de 3 a 8 dm de largo.

Su fruto samaroide, es decir fruto en forma de ala o tubo; indehiscente, es decir: que por ser tan seco no se abre espontáneamente; achatado; coriáceo, es decir: Parecida a una cápsula de cuero; fusiforme, es decir: con figura de huso; con alas poco definidas, estriado, con varias semillas incorporadas.

Cuando estaba muy pequeño, en mi casa la usaban en refrescos que servían como laxantes y recuerdo que a ese fresco lo llamaban: Cañafistolada.


Los compañeros de escuela, cuando salíamos de paseo, sobre todo a la Miranda, llevaban de estos frutos para sus casas, porque a todos les gustaba el sabor de esta fruta.

No voy a dar orientaciones para sembrarla y cultivarla a nivel comercial, porque no hay empresas que se ocupen de comprar esos frutos y por esa razón nadie quiere perder el tiempo cultivándola; pero si voy a hacer énfasis en los usos medicinales que le dábamos a esta planta en los viejos tiempos.


Entre las principales propiedades medicinales están:

Se utiliza como laxante y por su buen sabor es muy bien aceptado por todos.

 La pulpa que contiene la vaina, es la que se utiliza para preparar el jugo laxante.

Es muy importante advertir que cuando se toma este jugo, la orina se tiñe de un color especial: Según los organismos puede ser verdoso o marrón.
Una infusión con estos frutos sirve como buen expectorante, para las afecciones del sistema respiratorio, como: 

Catarros, gripas, resfríos.

También sirve para mejorar las fiebres que producen: El sarampión y la tos ferina.



En algunos países, lo utilizan, para mejorar los problemas de las vías urinarias, los rebotes biliares, las hinchazones y la diabetes.

Otros lo acostumbran, para mejorar la varicela.

Con sus flores, se prepara un jarabe para mejorar el estreñimiento.

Con la cocción de las hojas se prepara una bebida para los cálculos biliares.

La misma porción sirve para las enfermedades de los riñones y los cálculos que se presentan en la pelvis renal.

Con un emplasto de hojas tibias, se pueden tratar las hinchazones y para las picaduras de las avispas.


La cataplasma del fruto se utiliza para: 

Curar las inflamaciones; para aliviar las mordeduras de serpientes; mejora el dolor en las picaduras de las avispas; para mejorar los tumores, incluyendo los que son cancerosos.

El rizoma de la raíz, en cataplasma, mejora las afecciones de la piel y la corteza del árbol se utiliza como astringente.

Cuando se dan estas fórmulas, es importante anunciar las contra indicaciones, es decir las cosas males que pueden producir estas recetas.

Por ser altamente dotada en laxantes antraquinónicos, no se debe abusar del uso de estas recetas, las cuales actúan intensificando la estimulación de las terminaciones nerviosas de los intestinos, pero a su vez son las responsables de generar la pigmentación de las paredes intestinales y el colon conocida como Melanosis coli, la cual tiñe la orina de un color verdoso o marrón.



No es recomendable para mujeres embarazadas o con problemas menstruales, así como para personas con colon irritable o hemorroides.

Tampoco se debe recomendar para mujeres que están lactando o tengan problemas de menstruación.

Es importante advertir que el abuso de las fórmulas que se preparan con esta planta, puede producir cambios en la musculatura intestinal.

A esta planta se le conoce, con los nombre de: Caña fistula, cañafístula, cañafístola, casia purgante y lluvia de oro.


Así son los frutos de la Cassia Fístula.

Sopetrán; Noviembre 11 del 2016.

Darío Sevillano Álvarez.

1 comentario :

  1. Aprendo de ti y tus conocimientos siempre que leo tus entradas.
    Mi felicitación por esta magnífico blog. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar